8/2/2008

Europa y America Latina, relaciones internacionales económicas, políticas y de cooperación

Europa y América Latina a partir de la década de los años noventa han profundizado sus relaciones económicas, comerciales, políticas y de cooperación, como nunca antes en el pasado. Tales avances se han profundizado producto del dialogo político a través de diversas cumbres que han agrupado a los Jefes de Estado y de Gobierno de ambas regiones en Río, Madrid y ahora último en Guadalajara . No cabe la menor duda de que lo mencionado constituye un hito en las relaciones internacionales, al reunir a dos (2) regiones para convenir en intereses comunes y enfrentar los problemas que desentraña actualmente el proceso de la globalización. En tal sentido, encontramos por un lado a la Unión Europea (UE), que resulta una entidad supranacional e intergubernamental y, que actúa condicionada por las relaciones con los estados que las integran , y por el otro lado tenemos a América Latina (AL) que se relaciona con la UE, sea de manera bilateral, sub-regional o bi-regional.

En ese sentido, nosotros buscaremos analizar aquellos factores que conllevaron a determinar la política exterior que dio lugar a la presente Asociación Estratégica. El determinar las variables que interactúan al momento de definir la política exterior de está asociación constituirá un elemento importante del presente trabajo. Asimismo, buscaremos analizar la situación actual de las negociaciones de la UE con los distintos actores de AL, que parecen señalar un camino común para él dialogo político de las futuras generaciones, cuales son sus resultados y, como se determinaron los cambios en la practica de las relaciones internacionales - en el contexto actual de las relaciones - entre la UE, AL y el Caribe en pocas décadas.




AMÉRICA LATINA Y UNIÓN EUROPEA;
LA BÚSQUEDA DE UN CAMINO CONJUNTO

Luciano Tomassini al establecer el análisis metódico de la política exterior en AL nos deja en claro cuales resultan las limitaciones al realizar un análisis en la materia. En ese sentido, realizaremos un análisis sistémico riguroso en la búsqueda de una mayor cantidad de factores, variables internas y externas que nos permitan entender la relación entre la UE y AL. Para ello, el propio Tomassini establece que dentro de la creciente complejidad del escenario internacional del mundo interdependiente, debemos considerar una serie de factores para la formulación de la política exterior, de los cuales se desprenden algunas variables importantes que deben ser tomadas en consideración en un análisis de política exterior, como: la visión que tiene un país sobre el sistema internacional en el presente y a futuro, la cultura cívica, el sistema político o el régimen de gobierno, el carácter nacional o global de una política, marco institucional, entre otras.

Antecedentes, factores y variables
En cuanto a los antecedentes, AL y Europa iniciaron sus relaciones en 1974, con una reunión entre parlamentarios europeos y latinoamericanos. Más adelante en los inicios de los ochentas se inicia un dialogo con objetivos fundamentalmente políticos a través del “Grupo Contadora” en San José, en aras de encontrar una solución a los conflictos internos desatados en América Central. Posteriormente, con la entrada en vigencia del “Tratado de la Unión” (Maastricht – 1992) mediante la cual se consolidaba la institucionalidad y la política exterior común y, con la entrada en vigencia del Mercado Común del Sur (Paraguay - 1991), se inicia una nueva fase de negociación Europea con América Latina al establecerse entre ambos bloques un acuerdo en 1995 (Madrid), de un Acuerdo Marco Interregional y Político entre la UE y el MERCOSUR, que ya contaban como observadores a Chile y Bolivia. Las relaciones se han venido profundizando hasta la realización de las cumbres entre Jefes de Estado y de Gobierno, en 1999, en Río de Janeiro a través del cual se formaliza su gran objetivo consolidar: la Asociación Estratégica a través de avances concretos en la relación entre la UE, países (como México y Chile) y sub-regiones latinoamericanas (MERCOSUR, CAN, CEAC). Vale resaltar que las relaciones con la UE, pueden ser o bilaterales, bi-subregional y bi-regional.

En cuanto al “sistema político”, observamos que en Europa, es a partir de los años setenta cuando desaparecen las dictaduras en Portugal y España, que se observa un predominio de sistemas políticos democráticos presidencialistas o parlamentarios. Tales sucesos permitirían a España y Portugal, su adhesión a la Comunidad Europea algunos años más tarde, lo cual a su vez trascendería como un factor importante para la relación de la UE con AL. Tomassini en referencia a los países europeos establece, “los sistemas democráticos de gobierno adoptaron un carácter más centralizado”, obstaculizando así la política burocrática que conlleva a los analistas a mantener el modelo tradicional del “actor racional unitario”, donde la política exterior es el producto de decisiones de un actor monopólico que es el Estado al cual se le atribuiría una conducta racional y coherente . Por otro lado, Wilhelmy establece una apertura descentralizada y una marcada intensificación de la participación política, en tal sentido los debates sobre las opciones internacionales concitan niveles crecientes de atención del público y de los agentes políticos, tales como partidos, grupos de interés y medios de comunicación. Agrega además, que en la Comunidad Europea, la generación del Parlamento Europeo y los esfuerzos de este organismo por ampliar su esfera de competencia han impulsado el desarrollo de una política regional que por su contenido escapa a la división entre política interna y externa .

En cuanto a AL, los sistemas políticos han sido mayoritariamente autoritarios hasta mediados de los ochenta para luego pasar a democráticos presidencialistas. Por ello, recién a partir de la década de los años noventa, se podría generalizar una preponderancia de sistemas democráticos (excepción Cuba), aunque aún centralizados en la formulación de política exterior producto del sistema presidencialista. Un caso pintoresco, resulta el régimen del Presidente Fujimori en Perú, que fue democráticamente elegido en 1990 y que luego en 1992 comete con el apoyo de las Fuerzas Armadas un autogolpe de Estado. Un año después, se legitima mediante un dudoso referéndum, donde obtiene la mayoría parlamentaria; lo que deriva a que la toma de decisiones pasó a ser más autoritaria y centralizada en ese país.

En tal sentido, por lo tanto vemos que en AL ha habido una “discontinuidad” en la política exterior, que se explica por la inestabilidad de los regímenes políticos, insuficiente consolidación y legitimación de los gobiernos, etc. De ello entendemos que en líneas generales (una excepción puede resultar, Chile y Brasil que no varía en cuanto la correlación directa entre el tipo de régimen y el comportamiento de política exterior como muy bien señala Hirst ) no ha sido posible tener una política exterior continua ó permanente y, con visión hacia el futuro en muchos países (ello en cierta medida afecta el avance respecto a la Asociación Estratégica con la UE, como veremos más adelante). Posteriormente, a partir de la década de los años noventa y al generalizarse el sistema democrático en AL observamos un fortalecimiento de la relación continental con la UE. Sobre estos sucesos, cabe destacar que México, constituyo un actor indispensable para la concertación de la relación estratégica entre las dos regiones, que derivaron en 1999 en la Cumbre de Río. Su liderazgo en el “Grupo Contadora” generó el primer acercamiento, luego asumió el liderazgo de la nueva relación con España y Portugal (los dos países ibéricos recién democráticos e integrados en la Comunidad Europea). Esta relación con los dos países resulta el puente natural para AL hacia el viejo continente. México concibió, negocio y puso en marcha la primera etapa de cumbres iberoamericanas ó “encuentro de dos mundos”, que fue la predecesora de Río. En suma, una notable labor diplomática, que obedecía a las políticas de apertura de dicho país y que luego desencadenaría en abrir las puertas al resto de AL.

En cuanto al marco institucional en que se elabora la política; vemos que la formulación de la Política Exterior y Seguridad Común (PESC) de la UE, es él Consejo quien toma las decisiones y, La Comisión la que propone y ejecuta. En síntesis, el Consejo es una organización supranacional e intergubernamental representativa de los intereses comunitarios de los 25 países miembros que toma las decisiones de la materia por unanimidad. Debemos mencionar además que para el proceso de decisiones, la ponderación de votos corresponde a un reparto proporcional acorde a la población de cada país (ejemplo: Alemania, Reino Unido, Francia e Italia cuentan con 29 votos, mientras que Malta cuenta con 3 votos). Por lo mismo el Consejo ostenta credenciales democráticas y denota un carácter participativo en la formulación de la política exterior. Además, se ha preponderado en una mayor transparencia del Consejo, por lo que se hacen esfuerzos para que resulte cada vez más accesible al ciudadano común. En la actualidad las votaciones y explicaciones se hacen públicas automáticamente, hay acceso a los documentos del Consejo por medios audiovisuales, se elaboran exhaustivos comunicados de prensa, etc.

Asimismo, la Comisión Europea tal como establecíamos vela por el cumplimiento y la ejecución de la Política Exterior Europea. En tal sentido, la Comisión cuenta con seis (6) departamentos de servicios exteriores que se encuentran bajo responsabilidad de cuatro (4) Direcciones Especializadas de la Comisión (Relaciones Exteriores, Ampliación, Desarrollo y Comercio Exterior). Los dos departamentos restantes son la Oficina Humanitaria de Cooperación Europea (bajo la Dirección Desarrollo) y la Oficina Europea de Ayuda y Cooperación (bajo Relaciones Exteriores y Desarrollo). El papel de la Comisión, por las funciones que concibe ha pasado a ser la cara más visible de la UE en cuanto a las relaciones exteriores, que en las últimas décadas se han expandido por todo el mundo. El Comisario de Relaciones Exteriores de la UE - Chris Patten, se encarga de cumplir con el objetivo de promover una política europea objetiva y coherente dando un gradual fortalecimiento del perfil internacional de la UE. El Comisario no solo es la responsabilidad máxima en política exterior, sino que además goza de competencias compartidas en iniciativas de relaciones con el Consejo; y por ello, rinde cuentas al Parlamento Europeo al igual que el alto representante Javier Solana de los temas de su cartera y gestión en política exterior. El Comisario de Relaciones Exteriores y la Dirección que preside se encarga específicamente de ver el tema UE – AL. Asimismo, la Dirección General de Desarrollo ve los temas relacionados a la cooperación hacia el Desarrollo hacia AL. En tal sentido, dentro de lo predice Russel sobre el segmento unidad – fragmentación, estableceríamos que la UE en temas de toma de decisiones tendería hacia la fragmentación, ya que el Comisario si bien goza de facultades autónomas, este depende de lo que diga el Consejo y de la supervisión del Parlamento Europeo.

Para el caso de AL en el ámbito estructural u organizacional, en líneas generales encontramos que los países cuentan o con Ministerios de Relaciones Exteriores (Perú y Chile) ó de Comercio Exterior como Costa Rica. Tal como estableciéramos antes, al ser los sistemas netamente presidencialistas, las decisiones antes de la década de los noventa resultaban sumamente centralizadas por los presidentes o un pequeño buro, y por ende tendían a la unidad. Aunque cambia luego de que en algunos países empezaban a asumir los cambios globales que requerían una mayor especialización y descentralización como requería el área económica - comercial. Las burocracias varían de país a país y conforme han ido adquiriendo mayor importancia - las especializaciones – respecto a los cambios del mundo. Sin duda resalta que el peso de las burocracias, en la toma de decisiones aún es débil, ya sea por el carácter impulsor de algunos presidentes aunque la excepción surge si prima una visión de arbitro en materia exterior como aconteció en el gobierno de Patricio Aylwin. Por otro lado, en líneas generales no existe iniciativa parlamentaria en materia de política exterior como es el caso de Perú y Chile. Ahora, ello no implica que las tendencias de participación de la sociedad en los procesos de formulación en política exterior de los países en AL no se den, sino más bien en los últimos años los propios partidos políticos, los grupos de presión, las ONG´s tienen mayor participación e influencia en el proceso de toma de decisiones de la política exterior; es más para algunos autores, la elite social y política resulta una de las más influyentes e importantes en dicho proceso.

LA ASOCIACIÓN ESTRATEGICA
Tal como estableciéramos al principio, las relaciones entre UE y AL se han incrementado en los últimos años, en principio por que diversos temas comunes han adquirido cada vez mayor relevancia. En ese orden, vemos que los temas económicos sin duda han tomado un lugar importante en las agendas de todos los países; ello ha conllevado a una mayor especialización en las estructuras organizacionales de las cancillerías y por lo tanto en general se han extendido las burocracias y se ha fragmentado más la toma de decisiones de política exterior. En ese orden vemos que en varios países de AL, se han tomado iniciativas de apertura económica como sucede con México y Chile mucho antes que los demás; tales países percibieron los cambios globales y, han tomado la iniciativa de integrarse al resto del mundo. Tales hechos, sin duda surgen producto de diplomáticos notables y especializados, que establecieron una planificación de política exterior mucho cosechando relaciones mucho antes que los demás.

La UE tiene dentro de sus principales objetivos, fortalecer el papel de Europa en el mundo. A partir de ahí, con la formulación del II Pilar de la UE – la PESC, tiene como objetivos representar los intereses europeos y velar por la manutención de la paz en el mundo. Específicamente uno de los intereses de Europa resulta la cooperación al desarrollo y la ayuda humanitaria (hoy es el más importante contribuyente) y, tiene como prioridades “la lucha contra la pobreza y la desigualdad, la integración a la economía mundial y, la consolidación del Estado de Derecho”. En ese mismo sentido, la UE negocia con AL acuerdos de Asociación Estratégica (relaciones humanas, relaciones culturales, relaciones políticas y relaciones económicas), estableciendo relevancia el cumplimiento de determinados principios. Por lo tanto, hay un cambio de Europa, “conflicto por cooperación”, en ese sentido cambia la perspectiva europea en política exterior, “AL ya no es de EEUU y África ya no es de Europa”; en razón de que los mercados toman más fuerza y, generan perspectivas y oportunidades de comercio.

Por su parte, los países latinoamericanos en política exterior tienen como principales objetivos comunes, una mayor apertura por parte del mercado de la UE a sus productos, cooperación para el desarrollo, inversión de capitales, etc.

En tal sentido las Cumbres se convierten en instancias impulsoras de la Asociación. En ellas se establecen en el “ámbito político”: el fortalecimiento del dialogo institucional de las regiones; preservación de la democracia; promoción y protección de derechos humanos y libertades fundamentales; trabajo en conjunto contra las amenazas de paz y seguridad nacionales. En el “ámbito económico” han acordado fortalecer el sistema multilateral, intensificar las relaciones económicas; promover la liberalización del comercio a modo de aumentar la prosperidad y combatir los efectos desestabilizadores de los capitales financieros volátiles (como el liberalismo salvaje norteamericano). Por su parte, en el “ámbito cultural, educacional, científico, tecnológico, social y humano”, han acordado promover la rehabilitación, la preservación y el conocimiento de la enorme herencia cultural de las dos regiones; promoción y preservación de la diversidad cultural; promoción del acceso universal a la educación.

Sobre la cooperación a través del intercambio observamos algunos resultados, como el programa “Alfa” (1994), el cuál resulta un programa de cooperación entre las universidades y otras instituciones educacionales. “Al – Invest” que resulta un programa de cooperación entre compañías para establecer asociación con el interés de impulsar el comercio y las inversiones. “URB-AL” que es un programa de cooperación entre autoridades urbanas. Incluye más de 700 ciudades en UE y AL. “@LIS” que promueve los beneficios por el uso de informaciones tecnológicas. “ALURE” programa que refuerza el uso racional de energía. “ALBAN” (2002), que establece la cooperación académica en el área de postgrado y adiestramiento de profesionales. “ATLAS” que facilita y refuerza la cooperación económica a través de una red de entre los ministerios de economía e industria.

Entre las prioridades definidas a futuro en las cumbres, cabe destacar las siguientes: Cooperación en foros internacionales, reforzar los foros internacionales con posturas concertadas, cooperación en áreas de educación estudios universitarios, investigación y nuevas tecnologías, protección de herencia cultural, soporte para investigación, estudios de postgrado y formación en el campo de los procesos de integración, cooperación en desastres y crisis.

UE – AL Acuerdos firmados o en Proceso de Negociación

México inicia las negociaciones en 1997 con la UE, y firma el “Acuerdo de Asociación Económica, de Concertación Política y de Cooperación”. Los principales objetivos trazados en tal acuerdo, son el dialogo político constante, la consolidación del Estado de Derecho, la cooperación económica. Asimismo, prevén la liberalización del comercio “muy vasto” de mercancías y servicios, con el interés de crear una zona de libre comercio entre las dos regiones. Con respecto a la situación actual de las negociaciones se prevé la liberalización gradual del comercio de mercancías y de servicios respecto de México para el 2007, como lo fue para la UE desde el 2003.

América Central, inicia las negociaciones con la UE en 1984 en el dialogo de San José. Entre los principales objetivos trazados, están el refuerzo del proceso de paz y democratización, el desarrollo socioeconómico equitativo; políticas sociales, incremento de flujos comerciales y de inversiones entre las dos regiones. Con respecto a la situación actual de las negociaciones, las relaciones económicas y comerciales se encuentran con base en el Sistema de Preferencias Generalizadas (SPG), beneficiando poco más del 50% de las exportaciones para la UE. La UE, ahora último ha propuesto extender tales beneficios hasta fines de 2004.

Cuba, es el único país que no dispone de un acuerdo de cooperación con la UE. Sin embargo, recibe asistencia humanitaria y beneficios a consecuencia de la apertura de su economía. Los principales objetivos, incentivar la transición pacífica a la democracia pluralista, recuperación económica y mejorar el nivel de vida del pueblo cubano. Con respecto a la situación actual de las negociaciones, desde 1998 hasta el 2001 se habían realizado aumentos de recursos del presupuesto de co-financiamiento de las ONG´s de cooperación económica con los países de AL para proyectos en Cuba (28,2 millones de euros). Sin embargo, luego de la ejecución de tres cubanos en abril de 2003, la UE crítico duramente al gobierno cubano, limito las visitas oficiales y veto el pedido cubano a un acuerdo de cooperación en el ámbito de los acuerdos llevados con la ACP (África Caribe Pacifico) mediante el Acuerdo de Cotonou, en donde podía beneficiarse de subsidios europeos para esos países en exportaciones hacia la UE.

Comunidad Andina (CAN), inicia las negociaciones en 1996; con la institucionalización del diálogo político entre las dos regiones en la Declaración de Roma. Posteriormente, en 1998, entró en vigor el segundo Acuerdo Cuadro de Cooperación, que reglamenta las relaciones de Cooperación entre el CAN y la UE. Los principales objetivos establecidos, son la lucha contra el tráfico de drogas, el respeto a los derechos humanos y la democracia y, el refuerzo de las relaciones económicas y comerciales. Con respecto a la situación actual de las negociaciones, las relaciones comerciales se basan al igual que América Central en el SPG - Drogas, pero a diferencia de ellos la CAN posee el 90% de exenciones aduaneras y preferencias, ello motivado por favorecer los cultivos alternativos. El objetivo que se busca, es el desarrollo sostenible de los países andinos y apoyo a las iniciativas en la lucha contra el tráfico de drogas. Actualmente, la CAN reclama negociar en 2005 un Acuerdo de Asociación que incluya el libre comercio. La Comisión Europea condiciona el inicio de las negociaciones a la conclusión de la Ronda de Doha de la OMC y a mejorar la integración regional.

Chile, inicia las negociaciones con la firma del Acuerdo Cuadro de Cooperación en 1996, objetivando el establecimiento de una asociación política y económica plena. En 1999 inicia las negociaciones de una “Asociación Estratégica” durante la primera Cumbre UE – ALC. Dentro de los principales objetivos, encontramos la cooperación económica y tecnológica, el desarrollo social y, un aumento de los cambios comerciales, con el interés de crear una zona de libre comercio entre las partes, a través de la supresión gradual de las barreras arancelarias y no arancelarias (cuotas, impuestos directos, etc.). Con respecto a la situación actual de las negociaciones, desde el 18 de noviembre de 2002, se firma el “Acuerdo de Asociación entre la UE y Chile” que prevé una zona de libre comercio en mercancías y servicios entre las dos regiones.

Brasil, inicia las negociaciones en 1992 con la firma del Acuerdo Cuadro de Cooperación entre Brasil y la UE. Dentro de los principales objetivos, encontramos la búsqueda del desarrollo económico y social sostenible, la protección del medio ambiente, el fomento de inversiones y cooperación tecnológica y, la creación de una zona de libre comercio. Con respecto a la situación actual de las negociaciones, actualmente existen muchos proyectos de cooperación de la UE en Brasil (210 millones de euros), establecidas mediante áreas prioritarias como la reforma económica, desarrollo social y medio ambiente. En el área comercial, se prevé la eliminación del régimen de cuotas para productos textiles de Brasil aplicados por la UE.

MERCOSUR, se inician las negociaciones en 1995 mediante el Acuerdo Cuadro de Cooperación Inter.-Regional con el objetivo de profundizar las relaciones entre las dos regiones y preparar las condiciones para la creación de una asociación interregional. A partir del año 2000, se da inicio a las negociaciones de un Acuerdo de Asociación en Buenos Aires. Dentro de los principales objetivos encontramos; la liberalización de los cambios comerciales de mercancías y servicios, según las reglas de la OMC, objetivando la creación de una zona de libre comercio entre las dos regiones, asimismo se busca la intensificación de la cooperación y el refuerzo del dialogo político y el apoyo a la integración regional entre los países del MERCOSUR. Con respecto a la situación actual de las negociaciones, en noviembre de 2002 se da la última ronda de negociaciones en Brasilia. Luego en febrero de 2003, el Comisario de Comercio Pascal Lamy, visita Brasil para discutir sobre la cooperación y sobre el dialogo con la sociedad civil del MERCOSUR, en tal visita se suscitan duras críticas de autoridades y empresarios brasileños con relación a la propuesta de la UE para la agricultura en la OMC. En marzo de 2003, MERCOSUR ofrece la eliminación en hasta 10 años, de las tarifas arancelarias sobre 83,5% de las importaciones de la UE. La UE ofrece la eliminación de tarifas sobre 91% de las importaciones. Finalmente en Mayo de 2004, la UE ofrece la apertura del mercado para 295 productos agrícolas con potencial de exportaciones adicional de US$ 1.2 billones de dólares. La oferta depende de concesión en áreas como compras gubernamentales y MERCOSUR lanza una contraoferta, de aumentar la apertura de bienes industriales de la UE de 83,5% a 90%. En Guadalajara acordaron esperar hasta que culmine la quinta ronda de conversaciones que finaliza en Noviembre del presente año, para tomar una decisión.











CONCLUSIONES

Aún siendo la relación de los países europeos con AL no muy antigua, hoy los países que conforman la UE constituyen la principal fuente de inversión extranjera directa (IED) en la región. Asimismo, los europeos resultan ser el segundo socio comercial del continente latinoamericano. Son además, el primer socio comercial de Chile y MERCOSUR, el mayor cooperador hacia el desarrollo, el mayor propulsor de la integración latinoamericana (a través de programa de cooperación, de educación, etc.). En suma la UE ha favorecido y respaldado tanto la cooperación hacia el desarrollo, como la intensificación de la integración regional. Según cifras de la propia Comisión Europea, AL registra el nivel medio más elevado de desigualdad de todas las regiones del mundo. En tal sentido, un tercio de la población de AL – 180 millones para el año 2001 – vive en situación de pobreza, la cual se trata de una pobreza de sectores rurales, por lo tanto es de orígenes étnicos y raciales; en tal sentido uno de los objetivos fundamentales de la UE al cooperar con AL, resulta la cohesión social; la cual aparece como una de las serias limitantes al desarrollo sostenible de nuestra región por los altos grados de inequidad antes mencionados. Ello hace peligrar cualquier estrategia de desarrollo y al mismo tiempo, se desestabiliza las democracias. Chris Patten, fue el impulsor desde el año 2003 para la realización de eventos sobre la cohesión social UE – AL. Así, atendiendo al hecho de que la UE es el principal cooperador en AL (aportando el 45% del total de cooperación y duplicando como principal inversor a los EEUU en la región), ellos inciden en el propósito de la cohesión social se debe mover en base a tres areas; políticas fiscales, promoción de igualdad social y acceso a servicios sociales y, inclusión social como parte fundamental del desarrollo.

De acuerdo a lo previsto en la última cumbre de Guadalajara, nuevamente se mencionan los fines: “la búsqueda de mayor cohesión social y la mayor integración regional”. Pero se subraya, en “construir un multilateralismo más eficaz”. Tales postulados y acuerdos, generan fundamentos para seguir avanzando en la asociación estratégica. En los acuerdos además se establece una futura intensificación de las relaciones económicas internacionales, la liberalización del comercio para el desarrollo, el aumento de la prosperidad y combatir los efectos desestabilizadores de los capitales financieros volátiles.

En cuanto a los cambios vistos en la relación bilateral, sub-regional o biregional; notamos que países como México y Chile, han realizado una labor diplomática notable en cuanto a la consolidación de una Asociación Estratégica con la UE. Ello se debe en gran medida por una serie de factores que establecen una visión clara en la política exterior de esos países, así como una continuidad y una especialización del servicio diplomático para los nuevos fines que el sistema internacional complejo ha requerido.

En los últimos meses se observa una mayor atención al aplazamiento de la UE, lo cual puede desvirtuar la atención prestada en la última cumbre de Guadalajara donde se han llegado a acuerdos sustanciales con respecto a la consolidación de la Asociación Estratégica bi-regional en los distintos ámbitos de negociación. Tales sucesos podrían cambiar las expectativas e intereses nacionales de los europeos hacia la región y en consecuencia las políticas globales de la UE – ALC, pero recordando que prima el derecho y específicamente el “pacta sunt servanda” se piensa que los acuerdos a futuro llegados hasta el momento resultan irreversibles y por ende positivos.

Por otro lado, con la próxima ratificación de la Constitución de la UE observaríamos algunos cambios con respecto al panorama institucional de la PESC; ya que de acuerdo al nuevo texto se crearía la figura de un “Ministro de Asuntos Exteriores” de la UE, que desplazaría al actual “Comisario de Relaciones Exteriores”. Adquiriendo por ende mayores atributos en materia de política exterior, que la de su predecesor.

No podemos dejar de mencionar que uno de los próximos desafíos tanto en AL como en la UE, resultará el problema de superación de intereses nacionales. El aplazamiento e incorporación de nuevos Estados miembros sin duda generarán problemas en cuanto al proceso y coordinación interna en la toma de decisiones. Lo mismo ocurrirá en AL, para el caso de los diversos fenómenos de integración cuando estos empiecen a consolidarse y la voluntad política deje de ser un impedimento en la coordinación multilateral y, por ende de una integración económica o asociación estratégica eficaz.

Pensamos que las cumbres han sido productivas al generar instancias mediante las cuales se han podido lograr avances sustanciales respecto a los intereses de los países y de los diversos organismos de integración que actúan en dichos foros. Ejemplos claves resultan el caso de Chile y, el MERCOSUR los cuales producto de las cumbres consiguieron avances en las negociaciones y la situación actual de las mismas; aunque los resultados no hayan sido los mismos.

Uno de los objetivos y principios comunes a lo que apunta la presente asociación estratégica resulta la apertura de los mercados. En términos valoricos, se busca el fortalecimiento de la democracia representativa y participativa (en el caso cubano la cooperación por parte de la UE, se ha reducido sustancialmente por ser la excepción), de las libertades individuales, del estado de derecho, la gobernabilidad, el pluralismo, la paz y seguridad internacional, la estabilidad política y el fomento de la confianza entre naciones. Pensamos además, que los europeos buscan convertir en un actor relevante en la agenda política internacional y dejar de ser un gigante económico y el enano político, equilibrando y distribuyendo un nuevo centro de poder estratégico y, aliado (multipolarizar el sistema). AL por su parte busca mejorar sus perspectivas para el desarrollo e inserción internacional, posicionando su visión e intereses en la agenda mundial. Por lo tanto como meta común, se busca profundizar la coordinación internacional de ambas regiones, sumar fuerzas para la creación del nuevo orden mundial y enfrentar los nuevos desafíos en los problemas del mañana. Asimismo, la meta valorica constituye reimpulsar el multilateralismo, mundializar la globalización - legalizar el orden internacional (con reglas claras e iguales para todos); ampliar las relaciones integrales entre los pueblos y regiones del planeta, reformar Naciones Unidas y su Consejo de Seguridad, modificar la distribución financiera, y generar por ende cohesión social y, mayor integración.

Posts Publicados