18/4/2008

PERU TURISMO - CONOCE EL CALLEJON DE CONCHUCOS - HUARI - CHAVIN DE HUANTAR -
















Publicado en Perú21

Internarse a través del Callejón de Conchucos es una experiencia reconfortante para el espíritu. También sirve para conocer los misterios de Chavín, preciosas lagunas y un alucinante mirador.

Bien temprano, cuando el sol todavía no termina de aparecer sobre los nevados de Huaraz, me encuentro con Emiliano Hidalgo, chofer de la Asociación Áncash, quien tiene un conocimiento de la zona que abruma. "¿Qué lugar quiere conocer?", pregunta. Y mi respuesta lo deja sorprendido: "Quiero ir a los lugares donde suelen ir los turistas, pero también a esos a los que solo van ustedes cuando tienen que pasar un fin de semana con la familia o la novia".

El trayecto hacia la provincia de Huari (3,300 msnm) es largo. Son más de 100 kilómetros de viaje (2 horas y media) por una carretera que sube y baja entre las montañas, pasando por la jurisdicción de Recuay hasta llegar a Catac, puerta de entrada al Callejón de Conchucos. Desde allí, el hasta entonces parejo asfalto se convierte de golpe en un ripio que golpea impiadoso la 4x4 hasta arribar a nuestra primera escala: Chavín de Huántar.

El milenario recinto nos recibe con su misteriosa explanada rectangular llena de túneles subterráneos y de boquerones que amplían el sonido del torrente de agua que llega desde las alturas. Ello permitía a las sacerdotisas de Chavín mantener a raya a la población de esta urbe, quienes temían que el dios del agua los castigase si se sublevaban. En uno de los palacios principales, y cercado por muros de piedra, aparece el gigantesco lanzón con sus figuras demoniacas sedientas de sangre. Es que se presume que este enorme cuchillo ceremonial fue utilizado para sacrificios humanos. Por la noche, Sergio, el chamán del lugar, ofrece un pago con hojas de coca a la tierra y al dios Wiracocha para que nuestro viaje continúe sin inconvenientes.

CAMINO A HUÁNTAR.
Al otro día vamos a conocer a caballo la parte del Callejón de Conchucos que menos se visita, pero que ofrece una vista única del lugar: el distrito de Huántar, al que se llega ascendiendo por una trocha afirmada y zigzagueante desde el cruce de Succha. Desde allí, todo parece exagerado. El turquesa de sus lagunas, el verde y el blanco intenso de las montañas abruptas, las cascadas torrentosas, el clima de fiesta perpetua de los pueblos que se preparan para celebrar la Semana Santa.

De nuevo a bordo de la camioneta, tomamos la ruta que conduce hacia la laguna de Purhuay, en el distrito de Acopalca. Tras 20 minutos de marcha aparece un enorme espejo de agua de un color azul intenso que es cuidado por los guardaparques del Inrena. Allí se puede pasear en bote, pescar truchas y disfrutar de la vista panorámica de los nevados cuando uno está debajo mientras un complejo arqueológico aparece entre las montañas.

DATOS:
Cómo llegar a Huari: Primero hay que arribar a Huaraz.
Vía aérea: LC Busre (619-1300). Vía terrestre: Móvil Tours (332-0004).
Hospedaje: Si se aloja en Huaraz, puede ir al Hotel La Joya (043)425-527). www.hotellajoya.com.pe
En Chavín de Huántar: Hostal La Casona. (043)454-048 o 454-116.
De interés: Oficina de Información de Conchucos (043) 422-313. Jr. Julián Morales 616-Huaraz. Promueve: Gestur (http://www.gestur.org.pe/).
Cabalgatas: Informes en la Plaza de Armas
de Chavín.

1 comentario:

Anónimo dijo...

me parecio muy bçonita la experiencia pero deben publicar la cultura chavin

analiz

Posts Publicados